¡¡¡REVOLUCIÓN CANTONAL!!! – Uno de los episodios más ósom de la historia de España

10 Abr

De entrada y antes de meterme en materia, he de decir que me parece MUY FUERTE que este episodio de la historia de España no se aborde en temarios escolares ni en nada de nada. Cierto es que duró apenas unos meses, pero me parece tan representativo y tan característico de la política interna de este país, para entenderla y ver que lo que pasa hoy día viene de mucho más lejos, que es un crimen que no sea más conocido. Eso por no decir que es un ejemplo estupendo con el que abofetear a los histéricos que de cuando en cuando gritan que “España se rompe”.

La mujer es España y unos tiran de ella para que sea federal (con el gorrito catalán, btw) y otros unitaria

 La Revolución Cantonal, señores. Im-Presionante.

En ese momento España se rompía de verdad de la buena y al estilo ibérico: a hostia limpia. Y lo más genial de todo es que no se rompía ni por Cataluña ni por el País Vasco. Se rompió por el Levante, Murcia y Andalucía fundamentalmente, con puntos concretos en Castilla la Mancha y Extremadura. O sea, where nobody expected.

Llegué a este bonito episodio nacional cuando me documentaba para el post de Cartagena y la verdad es que aluciné mucho. Era como si en el verano de 1873 los conflictos Villarriba-Villabajo se hubieran maximizado hasta el imposible creando una situación explosiva por todas partes.

... por TODAS partes...

Contexto: Amadeo de Saboya, un italiano perdido de la vida al que pusieron en el trono de España porque sí, se piró. Por dos cosas: porque no le aguantaba nadie y porque se le hincharon las narices. Soportar a los políticos españoles no es fácil. Así que el 11 de febrero de 1873 se proclamó la 1ª República.

La 1ª República!! Yay!! 😀

Merece decir que las modas políticas en ese momento y en este país pivotaban sobre varias ideas básicas:

  1.    El Carlismo
  2.    El federalismo
  3.    El comunismo/anarquismo: estos, por cierto, eran la novedad, pero entraban con fuerza.

Claramente, tras el fracaso de Amadeo de Saboya, el espectáculo lamentable de Isabel II y la cagada de Fernando VII, parecía que la República era la única opción viable. Y hey, la idea no era mala. Plantearon reformas muy ambiciosas: la elaboración de una nueva Constitución; el reparto de tierras entre los campesinos no propietarios; el restablecimiento del ejército regular; la separación Iglesia-Estado; la supresión de la esclavitud en Cuba; la creación de los jurados mixtos de empresarios y trabajadores para la resolución de conflictos laborales; la jornada de trabajo de 8 horas; el derecho de sindicación obrera, y la limitación del trabajo infantil. (…) El Estado federal contemplaba la división de España en 17 Estados soberanos con autonomía completa para dotarse de Constitución y de sus propios órganos de Gobierno. (Antonio Gómez-Guillamón Buendía – https://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,373,m,1915&r=ReP-25356-DETALLE_REPORTAJES)

Para ser de la época que era es la leche de avanzado y no resulta muy diferente al Estado de las Autonomías que tenemos hoy día (aunque se quiera evitar la palabra “federal” como si fuera el demonio, España actualmente es casi más federal que Alemania). Además era un momento de crisis económica y de fuertes reajustes. El paro avanzaba como un lobo hambriento por todo el país y… Ojo, hablo de 1873, ¿vale? Que nos podemos confundir (T_T).

Esos reajustes estuvieron protagonizados, sobre todo, por las desamortizaciones de Madoz que hicieron que los municipios perdieran poder a favor de las capitales de provincia. Por otro lado Las Cortes Generales empezaron a remolonear a la hora de aprobar las estupendas reformas constitucionales que os enumeraba antes y esto, a la mayoría federalista del momento, no le gustó un pelo. Y en este país no somos especialmente pacientes (fundamentalmente porque esas tardanzas suelen significar que lo que se espera no va a llegar nunca porque a alguien, por su santa voluntad, no le da la gana hacerlo).

Así pues, con el pueblo con el ánimo encendido y con dificultades económicas, vieron en las capitales al opresor principal y las huelgas generales empezaron a brotar por todas partes como setas. Huelga aquí, huelga allá, y francamente, les hicieron casi tanto caso como nos lo hacen ahora. ¿Qué decisión tomaron algunos? Decir: ¡Pues ahí te quedas, mundo amargo, que yo me cojo el petate y me voy! ¡Y ATPC! Y aparecieron las primeras declaraciones de independencia de varias ciudades en Levante y Andalucía. Las rencillas entre ciudades, el hartazgo general y el vacío de facto de poder en el gobierno central hicieron que la gente cogiera el toro por los cuernos, le diera la espalda al estado central (que claramente no había sabido cumplir sus funciones) y salga el sol por Antequera.

Estos exabruptos independentistas no se limitaron al puñetazo en la mesa consistorial y una cartita a la capital diciendo “De hoy en adelante somos independientes, así que a tocarle las narices a otro, gracias”. No. En muchos casos se llegó a las armas, a los fusiles, batallones y hasta las fragatas de guerra. Que si te pones, te pones con todo. Se llegó a dar el caso de que Sevilla le declarara la guerra a Utrera… ¡y que perdiera! (Aúpa Utrera!!!), y que Madrid se la declarara a Cartagena y estuvieran MESES enzarzados en una guerra naval mientras los cartageneses trataban de expandir su territorio al interior (sin éxito, por cierto). A lo bestia, vamos.

Iban todos y a por todas

Pues el calentón duró unos meses. Na más. De junio a, más o menos el otoño. Cartagena más (hasta enero de 1874) y porque tenían unos barcos de la repanocha, que si no también. Y cayeron a base de artillería y milicia experimentada enviada desde el gobierno central y dejándose a mucha gente por detrás (una cosa es que los cantoneses fueran soldados novatos, pero gilipollas no eran, y en esta tierra la guerra improvisada es una tradición). Fue tremendo. Menudo veranito para irse a la playa.

Después de eso, con lo que son los militares en este país, decidieron que los carlistas que se reagrupaban en el norte y tocaban trompetas de guerra aprovechando el jolgorio del sur, eran la principal amenaza. Se pusieron serios y con eficacia alemana aplastaron a los cantones uno a uno, reunieron fuerzas y se fueron a por los carlistas estableciendo una dictadura republicana a través del golpe militar de Manuel Pavía y Francisco Serrano. Las Cortes Generales quedaron disueltas (y todas las reformas guays también), aquí no ha pasado nada, menos tonterías y a centrarnos, y en menos de lo que canta el gallo, ¡PUM! Alfonso XII. Ay vá, otro rey. A la porra la 1ª República. Qué penaaaa…. qué poquito nos ha duradoooo… hay qué ver, por qué habrá sido…. En fin, pues a otra cosa, ¿no?

Pero lo que mola de este episodio fugaz y explosivo es precisamente el valor de catarsis que supuso en la España de entonces. Al final no llegó a nada, cierto, pero fue, a mi entender, y con la distancia que estos 140 años me dan, como si España se mirara al espejo y viera que cuando Cervantes o Quevedo decían “Las Españas” lo decían muy en serio. Esto que pisamos es un constructo, un aglomerado mucho más artificial y frágil de lo que pensamos, por muchos siglos de historia que arrastremos.

Y los problemas que arrastramos hoy son los mismos que arrastraban nuestros antepasados entonces:

  1. Crisis económica
  2. Niveles de paro ridículos
  3. Población al límite de su resistencia: política, económica y moral (sobre todo moral, porque que te la toquen mucho acaba cansando a cualquiera).
  4. Falta de voluntad política para enfrentar reformas estructurales constructivas
  5. Incompetencia de los poderes públicos en manejar la situación

Y de esto hace 140 años. Si a estos cantonistas les contáramos sólo una parte de lo que pasa hoy en día su respuesta sería: toma mi fusil, que te será útil.

Anuncios

6 comentarios to “¡¡¡REVOLUCIÓN CANTONAL!!! – Uno de los episodios más ósom de la historia de España”

  1. fregandolosplatos 11 abril, 2012 a 10:10 #

    Yo sí que recuerdo estudiar la Revolución Cantonal en el instituto, aunque es verdad que no se profundizaba mucho.

    Creo que deberías escribir una novela, y si no te ves con tiempo un relato corto, con esto como trasfondo. Le veo potencial, pero como te descuides Reverte te quita la idea si no lo ha hecho ya :p

    • wachinayn 11 abril, 2012 a 10:41 #

      Yo también lo vi en clase. xD Como parte de las Guerras Carlistas.

      Lo que no veo es por qué es ósom. Un montón de gente matándose con sus vecinos, ciudad peleada con ciudad. No podía (y no pudo) arreglar nada. Sólo estropear más, como así fue.

      • rant4ranter 11 abril, 2012 a 10:58 #

        Pues a mí sí que me lo parece. El resultadismo es un espejismo, Ro. No siempre se ha de llegar a un “final feliz” para llegar a algo. Y sí que creo que sirvió de mucho. Fíjate en que duró muy poco, sólo unos meses, y fue muy violento. La sociedad vivía entonces en una olla a presión y en esos momentos estalló de la única forma que sabía, a leches. Ahora eso no sería posible (por muchos contenedores que se quemen en las manifestaciones).

        Me da la sensación de que sirvió para verle los dientes al lobo, para ver que les sería muy fácil llegar a una guerra civil si se descuidan. La sociedad de entonces no estaba madura para una república. Demasiada ignorancia y demasiado caciquismo. La única opción posible era una dictadura militar o volver a la monarquía, como resultó. Años más tarde se volvió a intentar porque la monarquía, aun siendo más estable, seguía sin funcionar de ninguna manera. Y la 2ª República llegó con grandísimas ideas que se volvieron a chocar con la misma ignorancia y el mismo caciquismo. Y la olla a presión volvió a estallar y de nuevo una Guerra y una dictadura militar.

        Hoy tenemos una democracia, ¿pero crees de veras que hemos superado del todo la ignorancia y el caciquismo? Ha evolucionado, pero sigue ahí, en manos de una clase política cada vez más aristocrática (en el sentido de vitalicia y heredable) y en unos poderes económicos entrelazados con ellos sobre una población amelonada con grandes hermanos y mundiales de fútbol.

        ¿Que no sirvió? Pues no, pero es el principio evidente de una tendencia que se ha repetido un par de veces desde entonces. Igual a la tercera……

    • rant4ranter 11 abril, 2012 a 11:03 #

      Me dais mucha envidia, porque siempre nos quedábamos en la Isabel II y apenas. El curso que superábamos los levantamientos del 2 de Mayo ya nos parecía haber alcanzado la modernidad! Siempre me dio la sensación de que evitaban con todas sus fuerzas llegar a principios del S: XX, como si les diera repelús…

  2. Un fan tuyo! 5 febrero, 2013 a 0:29 #

    Si te pones a dar clases de historia o simplemente de repaso, todos te querrian macho! 0.o
    O create un blog de historia con los temarios del bachiller, lo digo enserio!

    • rant4ranter 14 febrero, 2013 a 14:19 #

      Hum… pues no es ninguna tontería. Lo único que no sé cuál es el temario, pero seguro que se pueden hacer posts chulos con un montón de momentos históricos. 😉

      Incluso puedo hacerlos a petición del lector. No tengo ningún problema 😀

Re-rant if you want :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: